Fuera las manos imperialistas de Repsol de Argentina y América Latina

Estado Español – Declaración de Clase contra Clase, España

 

En la tarde del lunes 16 de abril, hora española, llegaba el anuncio hecho por la Presidenta argentina, Cristina Fernández Kirchner (CFK), de tomar el control del 51% de las acciones de YPF, todas ellas pertenecientes a la española Repsol. Esta ha sido, por el momento, la conclusión del choque que el Gobierno argentino ha venido sosteniendo en las últimas semanas con la principal multinacional petrolera española. CFK ha asegurado que se indemnizará a los accionistas de Repsol, incluso haciendo uso del fondo que sustentan las pensiones de los trabajadores argentinos, cuando el 80% de ellos cobran la mínima, equivalente a unos 250 euros. No es de extrañar si tomamos en cuenta el compromiso histórico de los Kirchner con las políticas de entrega al imperialismo que impuso el Gobierno de Menem, de las que han sido fieles continuadores. En los años ‘90 fue el mismo Néstor Kirchner quien hizo lobby a favor de las privatizaciones y la provincialización de los recursos petroleros, es decir la misma venta de YPF.

Aun así, a pesar de que la medida está lejos de constituir una verdadera “expropiación”, la ofensiva imperialista del Gobierno, la oposición y los medios de comunicación españoles se ha redoblado. Los Ministros de Industria y Exteriores han pasado directamente a las amenazas de sanciones y represalias. A la Monarquía borbónica, habitual “abogada” de las multinacionales españoles en el extranjero, sobre todo en América latina, le ha pillado “fuera de juego”. Y es que el Rey ha estado perdido en Botswana cazando elefantes junto a un puñado de millonarios mientras se desarrollaba esta crisis, a la vez que la prima de riesgo se disparaba. Sin duda esta semana está siendo verdaderamente crítica para el capitalismo español. La ofensiva de los mercados no cesa, a pesar de que Rajoy está cumpliendo con creces todos los ajustes contra los trabajadores que le demandan la UE, Merkozy, el BCE y el FMI. Su decadencia empieza a “animar” incluso a Gobiernos antes fieles y sumisos, como el de CFK en Argentina, a tomar decisiones que suponen toda una humillación a un imperialismo que está retrocediendo en la arena internacional. Entre tanto la aventura del Rey en su cacería no es más que un signo más de esta decadencia, haciendo gala de lo peor de los Borbones, embelesados en lujos y entretenimientos excéntricos mientras la crisis del capitalismo español se desboca en todos los frentes.

A este coro reaccionario se han sumado esta vez la misma burocracia sindical, por medio de los portavoces de la Federación de Química de CCOO y la sección sindical de Repsol de la UGT. Su alineamiento con la patronal imperialista española es una muestra más de qué lado están estos burócratas vendidos. Defienden los intereses de los mismos patrones que mantienen a miles de trabajadores subcontratados en las refinerías españolas, son parte de las cenas con ZP y Rajoy para dictarle los ajustes y que en 2003 fueron los responsables de la muerte de 9 trabajadores en el dramático “accidente” de Puertollano. Sin lugar a dudas estos “estómagos agradecidos” son los agentes de la patronal imperialista española en las filas del movimiento obrero.

La oposición no se ha quedado atrás. Los partidos de la burguesía catalana y vasca se han alineado con el Gobierno, así como el PSOE que con Felipe González primero y Zapatero después, ha sido un gran “actor” del avance imperialista español sobre América latina. Incluso el rechazo a la política del Gobierno que ha hecho IU por medio de su diputado Alberto Garzón -miembro del ala reformista del 15M- no rompe con el mismo chovinismo que critica, pues el argumento que plantea es que Repsol sólo tributa el 25% de sus beneficios en el Estado español y más de la mitad de su capital pertenece a accionistas no españoles. Es decir, que si Repsol fuera 100% española y todos sus beneficios tributasen aquí, estaría bien defender el expolio imperialista que realiza. Hace más de dos décadas que la política de Repsol ha sido la de expoliación de los recursos, sin tan siquiera invertir en la exploración y explotación de nuevos yacimientos, contribuyendo a que Argentina no pueda si quiera cubrir sus necesidades energéticas. Mientras se han embolsado ganancias millonarias, sólo contando desde el año 2008, Repsol distribuyó ganancias por 18.628 millones de pesos entre sus accionistas (casi 4.000 millones de euros). De esta verdadera política de saqueo son cómplices el gobierno argentino y los provinciales, incluso permitiendo aumentos en los precios de la gasolina de Repsol-YPF y estableciendo un sistema de subsidios con la expectativa de promover inversiones que nunca ocurrieron.

Las palabras de Trotsky sobre la actitud del imperialismo británico con respecto al petróleo mexicano son ilustrativas y pueden aplicarse para describir los negocios del imperialismo español en Argentina como en muchos otros sitios de América Latina, más teniendo en cuenta que Repsol es la única petrolera del mundo que no explota petróleo dentro de sus fronteras nacionales: “Una pequeña camarilla de magnates extranjeros succiona, en todo el sentido de la palabra, la savia vital tanto de México como de otra serie de países atrasados o débiles. Los discursos solemnes acerca de la contribución del capital extranjero a la “civilización”, su ayuda al desarrollo de la economía nacional, y demás, representan el más claro fariseísmo. La cuestión, en realidad, concierne al saqueo de la riqueza natural del país. La naturaleza requirió muchos millones de años para depositar en el subsuelo mexicano oro, plata y petróleo. Los imperialistas extranjeros desean saquear estas riquezas en el menor tiempo posible, haciendo uso de mano de obra barata y de la protección de su diplomacia y su flota.” (León Trotsky, La expropiaciones mexicanas de petróleo, 14 de mayo de 1938.)

Desde Clase contra Clase nos pronunciamos enérgicamente contra el expolio que multinacionales como la Repsol realizan en América Latina, contra la campaña chovinista que los medios y todo el Régimen español -desde el Gobierno a la burocracia sindical- están lanzando en defensa de los intereses de los capitalistas españoles. Los trabajadores y el pueblo del Estado español nada tenemos en común con los patrones de la Repsol y el resto de multinacionales. Los mismos que expolian a nuestros pueblos hermanos son los que están ahora por medio de “su” Gobierno lanzando la mayor ofensiva contra nosotros desde la Dictadura. Los mismos que defienden con uñas y dientes los intereses privados de la patronal en el exterior y en el interior, son los que están destruyendo todo lo público en el Estado español. No hay más que ver quiénes son los “defensores de Repsol”. El Gobierno que nos ataca -PP-, sus socios parlamentarios -CiU y PNV-, el partido que arrancó la actual ofensiva contra los trabajadores -PSOE-, la burocracia sindical que contiene y trata de paralizar las luchas obreras… y por supuesto la patronal, la banca y el rey heredero de Franco.

Creemos que los trabajadores y los jóvenes del Estado español debemos luchar contra nuestro propio imperialismo, contra un gobierno que “no nos representa”. Unir nuestras justas reivindicaciones contra el paro, los ataques a nuestros derechos y salario, el desmantelamiento de la sanidad y la educación… a las justas aspiraciones de los trabajadores y el pueblo de los países expoliados por expulsar las sucias manos de las multinacionales europeas y norteamericanas de sus países. Tenemos que entender como nuestra la lucha por la devolución de todos los recursos e infraestructuras que expolian a los países semicoloniales donde operan las multinacionales españolas. Debemos luchar por su nacionalización sin indemnización y bajo control de los trabajadores, para poder poner fin a tal expolio y alentar y apoyar así la lucha de los obreros de allí contra el imperialismo y sus burguesías cipayas. No se trata solo de Repsol, sino que son muchos los pulpos imperialistas españoles que están haciendo su “agosto” en América Latina, África y Asia, como Telefónica, el BBVA, el Santander, Iberdrola, Acciona, FCC… Esta lucha será el mejor apoyo activo a la lucha de los trabajadores de estos países, para lograr verdaderas nacionalizaciones sin indemnización alguna y bajo el control y la gestión de los trabajadores. La única alternativa que podrá poner todos sus recursos económicos al servicio de la clase obrera y el pueblo. Al mismo tiempo los avances de nuestros hermanos de los países semicoloniales en minar las bases del imperialismo español será a su vez un aliento en nuestra lucha por acabar con el Régimen del ‘78 y el capitalismo español, que no tienen nada bueno que ofrecernos a los trabajadores, la juventud y los sectores populares de aquí.

Hacemos un llamamiento a todas las organizaciones obreras, a los grupos y partidos de izquierda, a los grupos y asambleas del 15M, las asambleas estudiantiles y demás colectivos y organismos de los luchadores del Estado español, a contestar activamente a la reaccionaria campaña imperialista alentada desde el Régimen y a asumir estas demandas internacionalistas como nuestras.

¡Fuera las manos imperialistas española de América Latina!

18 de abril de 2012

 

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

footer-ptr footer-ft

footer-licenciacc