La otra cara de las promesas de Jumbo

El 4 y 5 de abril se desarrolló la primera huelga del Sindicato Nacional de Jumbo. Desde el PTR nos hicimos presente solidarizando activamente.

El compañero A,de Jumbo, nos mandó esta crónica:

En Jumbo la mayoría de los trabajadores ganan el sueldo mínimo, tras extensas jornadas laborales, con madres que  se ven obligadas  a dejar a sus hijos con vecinas, mala alimentación, etc. Estas y otras peticiones más estaban dentro del petitorio de la negociación colectiva, y debido a la negativa de la empresa de dar una solución votamos, los 1800 trabajadores del sindicato con 99% de aprobación, hacer efectiva la huelga, marcando un hito en la empresa y también en la clase trabajadora.

La mañana del 4 de abril nos reunimos a las afueras del Jumbo Alto las Condes. Comenzamos cortando el tránsito por instantes y tomándonos las calles, causando tacos interminables y llevando en vivo y en directo a los vehículos de los “humildes señores” que a esa hora recorrían el lugar, una verdadera fiesta de trabajadores motivados por una causa justa.

Uno de los  momento de mayor euforia se vivió cuando decidimos tomarnos la sala de ventas.   Recuerdo el  trayecto por el estacionamiento, el enjambre enardecido que gritaba en un ambiente ensordecedor. Queríamos ingresar y decirle en su cara a la plana mayor de la empresa cuales eran nuestras demandas. A esa hora eran muchos los clientes de segmento abc/1 que recorrían el local. Y entramos, enarbolando las banderas, enseñando las  pancartas con las demandas, con cánticos alusivos a la miseria laboral en la cual estamos inmersos.

Luego la marcha se trasladó hacia el Mall Alto las Condes. Nos tomamos la famosa Plaza del Reloj, las escaleras, los pasillos. Papel picado caía desde el tercer piso. Todo el centro comercial estaba revolucionado, los trabajadores salían de los locales grabando con sus celulares, los pacos analizando con los gerentes un poco probable desalojo, los clientes huían despavoridos y los locatarios no entendían como podía estar pasando eso. En la tarde las manifestaciones se trasladaron al Jumbo Bilbao repitiendo misma la fórmula, teniendo esta vez enfrentamientos con los pacos dejando heridos y detenidos.

El segundo día de movilización, y debido a  lo éxito de la primera jornada, la empresa que hasta ese momento no quería nada, accedió a negociar poniendo como condición principal no ingresar a los locales. Los dirigentes solicitaron calma mientras se negociaba y pretendían que los trabajadores esperaran  pasivamente la respuesta, la cual llegaría solo pasada las 6 de la tarde. Pero los ánimos no estaban para eso y, a pesar del calor reinante en el lugar, la sed, hambre, con un grupo que fue creciendo con las horas, nos tomamos el acceso vehicular principal en Padre Hurtado, lugar por donde ingresan los proveedores.

Mientras se mantenía el bloqueo llegó un camión con mariscos y  pescados que, en vísperas de semana santa, era vital tener en venta para la empresa. Esto desató el conflicto, ya que algunos compañeros ligados a la dirección del sindicato querían,  por petición de la empresa, dejar parar el camión. Pero los huelguistas no accedimos, porque justamente la razón de estar en huelga es dañar la producción de la empresa y no nos íbamos a comer esa maniobra de la empresa. Finalmente nuestro ánimo de lucha se impuso frente a la postura de estos dirigentes y el camión, al igual que cientos de vehículos durante el día, tuvo que marcharse desatando la euforia una vez más.

Esa misma tarde finalizó la huelga. Si bien lo conseguido es poco comparado con lo que se habría podido lograr, y varios compañeros quedamos molestos por no haber tenido una asamblea para discutir el destino de la huelga, queda un sabor dulce por haber participado en un movimiento digno de la época en que vivimos. Por primera vez no se recibió las migajas  que la empresa ofrecía, se marcho por las calles donde no se marcha, se perdió el miedo y se le mostró al patrón la indignación de los trabajadores.

22 de Abril de 2012

 

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

footer-ptr footer-ft

footer-licenciacc