bbrasil

Abajo toda la herencia pinochetista

Natalia Cruces

Basta de represión y de impunidad

Se acaba de conocer un nuevo informe (que se suma a las denuncias de organismos de derechos humanos, medios de comunicación alternativos y los propios afectados) respecto a las políticas de represión y violación a los derechos humanos en las movilizaciones sociales en nuestro país. Este informe, elaborado por Amnistía Internacional, señala que “en el control de manifestaciones ha habido alegaciones de uso indebido de carros lanzagua, gases lacrimógenos y balines, en algunos casos causando lesiones oculares. Se conocieron casos de tortura y otros malos tratos, incluidas palizas y amenazas de violencia sexual contra estudiantes detenidos arbitrariamente por la policía en manifestaciones estudiantiles. Esto llegó al extremo en el caso de la muerte de Manuel Gutiérrez” (http://radio.uchile.cl/noticias/153435/) ¡Recordemos además que el asesino de Manuel está en libertad!

El uso de la represión no es nuevo. Durante los gobiernos concertacionistas fueron asesinados estudiantes (Daniel Menco), mapuche (Alex Lemún y Matías Catrileo, entre otros) y trabajadores (Rodrigo Cisternas), pero es cierto que en el gobierno de la derecha y los empresarios, la represión ha aumentado considerablemente. Las movilizaciones estudiantiles terminaron con cientos de detenidos, torturados, golpeados, gaseados. En Aysén, pobladores perdieron la vista por el uso de balines de goma e inclusive se utilizaron balines de metal. Las comunidades mapuche del sur viven asediadas  por carabineros y fuerzas especiales; las huelgas obreras se enfrentan constantemente a la represión policial y así como lo hacen con cada lucha que se levanta, en Freirina reprimieron causándole la pérdida de un ojo a uno de los manifestantes ¡Todo para defender a los empresarios de Agrosuper!Es que el régimen de la democracia para ricos de la Concertación y la derecha, herederos de la dictadura de Pinochet, se sostiene cada vez más en el uso de la fuerza y la represión, ¿porqué?, para poder mantener las ganancias empresariales y el abuso patronal, para sostener el Chile de los bajos sueldos, el trabajo precario y las extensas jornadas laborales, para conservar el modelo económico y la falta de derechos a la salud y la educación.

Es por eso que el gobierno de Piñera busca endurecer aún más las políticas represivas, como es la propuesta de las leyes HinSSpeter, que incluso para Amnistía “podrían quedar criminalizados como delitos hechos que no son más que el ejercicio de derechos humanos básicos como el derecho a reunión o la libertad de expresión. También se pena a quién promueve la manifestación”. Es por eso que se arman montajes como el caso bombas (en el que nueve peritos reconocen que sus firmas fueron falsificadas en los informes y que incluso significó que HinSSpeter tuviera que declarar). Es por eso que se criminalizar la pobreza y que incluso se votan proyectos como Estadio Seguro. Es por eso que sigue existiendo la ley antiterrorista de la dictadura.

La represión e impunidad del régimen de la democracia para ricos, es parte de la misma herencia que sigue de la dictadura. Represión, salarios de hambre, falta de derechos, binominal, trabajo precario.

El discurso del 21 de mayo y las disputas en los partidos patronales

Según La Tercera, la derecha esperaba, con la cuenta pública del 21 de mayo a marcar “un punto de inflexión en la relación con la ciudadanía y la oposición” (Tercera 26 de mayo de 2012, Reportajes), incluyendo un mea culpa de Piñera por los “errores” cometidos. La verdad es que el mensaje de Piñera expresó las dos caras de Chile: el de los políticos patronales y sus intereses versus los trabajadores y el pueblo pobre. Los anuncios de la derecha expresan la crisis y decadencia de la democracia para ricos: una serie de bonos y medidas miserables, que son una burla contra los trabajadores y el pueblo, incluso los “adherentes al acto” habían anunciado que los llevaron engañados y a cambio de un jugo y un chocman. El gobierno tiene cada vez menos apoyo y más cuestionamiento, con el record en Aysén, según la última encuesta CEP ¡¡¡de un 0% de apoyo!!! Nada nuevo. A esto se suman los anuncios de Beyer respecto a negar cualquier posibilidad de que la educación sea gratuita. La Concertación por su parte, aumenta sus tensiones y disputas internas, en vistas a las próximas elecciones municipales. Inmediatamente después del mensaje, Piñera señaló la responsabilidad de Bachelet en el caso Tsunami, generando nuevos roces y disputas con la Concertación (con la derecha hablando de mafia por la Concertación y ésta respondiendo a Piñera para que “amarre a sus perros” lo que llevó a Moreira, el principal defensor de Pinochet a decir que estos conflictos “dañan la democracia”). Nos hablan de la creación de empleos que no son más que trabajo precario e inestable, con salarios de hambre; nos hablan de reconstrucción, cuando aún miles de personas viven en mediaguas o como allegados. Estos últimos días, han retomado la discusión sobre la posibilidad de que golpee la crisis económica europea. Felipe Larraín ya comenzó a hablar de “desaceleración” de la economía y, reactivan la discusión del “paquete de medidas” que en realidad no hace más que profundizar el modelo y descargar la crisis sobre los trabajadores y el pueblo. El Partido Comunista, la pata izquierda del régimen de la democracia para ricos, mantiene su política de bloque con los partidos patronales del PPD y PRSD para hacer una “sociedad más justa” (La Tercera 24 de mayo de 2012).

Mientras, los trabajadores siguen padeciendo los sueldos miserables, el aumento de todos los productos de primera necesidad, la precariedad del trabajo, la falta de derechos, pero poco a poco están emergiendo las luchas obreras y populares, con sus propias formas de lucha, como los cortes de caminos y las movilizaciones. Sólo durante estas últimas semanas, marcharon más de cien mil estudiantes, los trabajadores contratados del cobre, los pobladores de Frierina contra la empresa Agrosuper, agricultores en el Maule contra Endesa.

Hace falta terminar con toda la herencia de la dictadura

Desde el PTR-CcC luchamos por una República de Trabajadores, basada en los organismos propios de los trabajadores y el pueblo. Creemos que hace falta terminar con toda forma de explotación de clase y opresión de género y etnia. En este camino, creemos que hace falta derribar toda la herencia de Pinochet, mantenida por la Concertación y la derecha. La democracia para ricos está en crisis, viene siendo cada vez más cuestionada por los trabajadores, los estudiantes, los pobladores, por eso intentan vanamente relegitimarse, especialmente el llamado bloque progresista de la Concertación con la ayuda del PC. Los trotskistas del PTR-CcC luchamos por la independencia política y de clase de los trabajadores, desconfiando de toda variante patronal o progresista. Impulsamos una Asamblea Constituyente libre y soberana, basada en la movilización obrera y popular, en la que se discutan todos los problemas que afectan a los trabajadores y el pueblo pobre.

 

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

footer-ptr footer-ft

footer-licenciacc