bbrasil

El gobierno empresarial y la policía: Ensañados contra Wente Winkul Mapu

El gobierno empresarial y la policía:
Ensañados contra Wente Winkul Mapu

¡Basta de criminalización y represión a las luchas del pueblo mapuche y estudiantes y pueblo trabajador! 

7 de junio de 2012

 

La policía ha allanado –una vez más- la comunidad Wente Winkul Mapu, con su típica prepotencia servil a los empresarios, actuando como la “guardia privada” de Juan de Dios Fuentes, un terrateniente que se apropió de tierras mapuche en dictadura y que acusa de atentados a jóvenes de la comunidad.

Siete mapuche han sido heridos con perdigones, entre ellos un niño de 12 años (Adrián Montoya), otro de 15 (Álvaro Montoya) y un anciano de 78 (Venancio Montoya). Fueron detenidos Erik y Segundo Montoya.

Claramente la policía y el gobierno –ayudados por los medios de comunicación empresariales- están ensañados contra Wente Winkul Mapu. El 3 de abril en un allanamiento en el que policías del GOPE dispararon a diestra y siniestra e invadieron ilegalmente casas con el aval del fiscal Chamorro, quisieron hacerle creer a la gente que en esta comunidad, unos encapuchados habían organizado una emboscada que terminó con la muerte del sargento del GOPE Hugo Albornoz. Es una farsa para justificar la represión.

El gobierno, los terratenientes y sus fieles servidores policiales, quieren arrebatarle al pueblo-nación mapuche lo poco que le queda, producto de siglos de expoliación. En su prepotencia no distinguen. Incluso, hace algunos días, el dirigente de la FEMAE, José Ancalao, fue detenido por personal de inteligencia de carabineros, debido a que no se había presentado a una audiencia por desórdenes públicos, aunque fue rápidamente liberado. Ancalao no es un luchador mapuche, sino parte de la burocracia estudiantil, como lo demostró el 2011 subiéndose a la mesa de dialogo con el gobierno, donde se gestó la traición al movimiento por la educación gratuita, y como se ve en el hecho de que ha transformado a la FEMAE en una “cáscara vacía” sin ninguna relación con las bases. De todas maneras, rechazamos y rechazaremos cualquier intento represivo. Que la policía no toque nuestras organizaciones.

Es necesario que impulsemos la unidad de trabajadores, pobladores, estudiantes y mapuche. Una alianza revolucionaria para derrotar a los que expolian tierras y territorios, mantienen a los trabajadores en la miseria, endeudados hasta el cuello a los estudiantes y en la pobreza las poblaciones. Es necesario que las organizaciones sindicales y estudiantiles solidaricen con las comunidades golpeadas por la represión y los megaproyectos como en Pilmaiquén. Que exijamos la inmediata liberación de los presos políticos mapuche, y la lucha por el derecho a la autodeterminación nacional. Para esto hace falta un plan de lucha unitario.

¡Basta de represión!


Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

footer-ptr footer-ft

footer-licenciacc