bbrasil

CPS PTR-CcC n° 116 Un tenso equilibrio

Comentario Político Semanal del PTR-CcC n° 116

5-8-2012

Nicolás Miranda

 

 

Parece que todo se ordena y se canaliza: el Gobierno define salir a mostrar con unidad su agenda social y sus logros, con vistas a las elecciones municipales pero pensando en las presidenciales, y avanzar en sus políticas. Los partidos del régimen inscriben sus listas para las elecciones. Las organizaciones del movimiento estudiantil convocan a nuevas movilizaciones.

Pero el mes de agosto, mes del asesinato –que sigue impune- de Manuel Gutiérrez por la policía hace un año, vuelve a un clima de efervescencia. De realineamientos y desplazamientos, que son preparativos,  ninguno de estos movimientos va hasta el final. Pero todo se les desordena, ninguna de sus políticas se impone, en un país que parece no tener “una agenda política”. Es que el gobierno –autoconvencido de sus logros, y con una Concertación en crisis- se propone apenas mantener los resultados electorales de las últimas elecciones municipales del 2008, no aumentarla si es que fueran tan ciertos sus logros. La Concertación, aún con un Gobierno debilitado, no cree que vaya a arrebatarle ninguna alcaldía a la derecha, y aunque presenta unidad con el PC para alcaldes, ya calcula que perderá algunos Municipios a manos del PRO o de independientes. Las direcciones oficiales del movimiento estudiantil Confech, ACES, Cones, después de hablar que no es el año de las tomas y paros y sí de las propuestas técnicas, se encuentra con una serie de tomas en liceos y que sus propuestas técnicas no interesan a ninguno de sus interlocutores en el Parlamento, no teniendo nada que  mostrar al movimiento estudiantil.

Ni el gobierno es entonces la derecha que muestra que lo social no es privativo de “la izquierda”, ni la Concertación junto con el PC son “la oposición” que expresa las luchas en curso, ni las direcciones oficiales del movimiento estudiantil pueden imponer su agenda nuevamente y frenar los avances del Gobierno.

¿Qué es lo que pasa? Que van quedando en el aire, y donde más se puede ver, es en el margen de estos procesos: en las elecciones de la CUT. Y por eso aumentan sus medidas represivas.

 

Un Gobierno sin agenda política que no puede avanzar

Es que nada les sale. En la reforma tributaria, el Gobierno debió retroceder porque no convencía ni a sus propios partidos de la derecha, ni a los de la Concertación. Retiró lo que molestaba a la UDI, retiró lo que molestaba a la Concertación, y quedó una reforma que apenas servirá para recaudar los próximos gastos que tiene planificado (unos 1000 millones de dólares) –y que no responden a las demandas instaladas por el movimiento estudiantil. Lo principal que retiró, son los mecanismos contra la elusión tributaria que favorece a los empresarios, y la cara social que querían mostrar, queda en la nada.

Se inició el ciclo electoral y el Gobierno en reunión de su comité político definió una ofensiva basada en sus “logros” (desempleo a la baja, creación de 700 mil puestos de trabajo, crecimiento de casi un 6%), además que se comenzarán a implementar los bonos del llamado “ingreso ético familiar” y otros, tratando de mostrar que la derecha tiene una política “social” que no pertenecería sólo a la Concertación. Pretenden así asegurar un próximo gobierno de la derecha. Pero sus objetivos para las elecciones municipales serían mínimos: igualar el 36,05% que consiguieron el 2008 en concejales (861 electos) y el 40,66% en alcaldes (144 electos). El Gobierno ofensivo y de cara social, queda en la nada.

Después de la Cumbre de la Represión contra el pueblo- nación mapuche, realizó una Cumbre Social, nuevamente para mostrar una cara social, que fue ampliamente rechazada y no trae ninguna solución a los mapuche. También aquí el Gobierno de cara social, queda en la nada.

Para oxigenar el régimen político heredado del pinochetismo, las reformas políticas se retomaron, y RN con la DC siguieron con sus reuniones. Pero se trabaron sin llegar acuerdo. No sólo eso: el PS anunció que fracasarán en el Senado. Y la UDI anunció sus propias reformas. Algo más que quedará en la nada.

El Ministerio de Educación de Beyer, tuvo que a anunciar las ganancias de las universidades-empresa: una industria que mueve 195 mil millones de pesos, y que entonces muestra que sus regulaciones de nada sirven en una educación de mercado que se mide por las ganancias que puede generar a costa de estudiantes convertidos en clientes.

Entonces, están sin agenda política, no pueden avanzar en nada de lo que se proponen: la reforma tributaria que querían, no les sale. Los logros sociales del gobierno, no les da ni para proponerse ganar las elecciones como pretenden. La política hacia el pueblo- nación mapuche no hace más que encender los ánimos. Las reformas políticas quedan en la nada. La política educativa de regulaciones se despedaza ante el negocio multimillonario y no puede entonces apaciguar los ánimos del movimiento estudiantil.

¿Es por las disputas entre RN y la UDI con la UDI vetando la reforma tributaria del Gobierno? ¿Es por la impericia del Gobierno que no acuerda con sus parlamentarios sus proyectos? ¿Es por “fallas comunicacionales” de los Ministros a la hora de transmitir sus logros? ¿Es por el “obstruccionismo” de la Concertación del que se queja el Gobierno? ¿Es porque el PS impide el acuerdo de la DC con RN? Hay de todo esto. ¿Pero por qué es que todo esto está ahí? Es que están en el aire. Cada una de sus políticas, encuentran un límite en los procesos de lucha de clases en curso, que abrió una efervescencia social, un proceso de desplazamientos y realineamientos, de estudiantes, mapuche, pobladores, estudiantes, que cada semana se movilizan por sus demandas –aún en forma dispersa- pero a las que nadie logra responder, y que vienen ensayando formas de organización y de lucha. Pero no es sólo el gobierno el que está en el aire.

 

Las disputas en las elecciones de la CUT

Las elecciones de la CUT están impugnadas. Sindicatos y federaciones rechazan las maniobras para asegurar una nueva elección de Arturo Martínez. Algunos, como la Fenpruss y la Confusam, terminarían por restarse. En el PC, Cuevas anuncia que plantearía posponerlas si no se reconoce el padrón que presentó la CTC. Pero a la vez integra la lista de Bárbara Figueroa/Gajardo-Salinas, que avala las maniobras de Martínez. La Concertación se divide esta vez con figuras de peso: La ANEF de de la Puente presentará una lista con un dirigente petrolero de la DC, Norberto Díaz.

Estas divisiones e impugnaciones, muestran una CUT y sus dirigentes ajenos a las demandas de los trabajadores con los subcontratistas protagonizando paros y movilizaciones casi cada semana, ajenos a los procesos de la lucha de clases del movimiento estudiantil, de los mapuche, de los pobladores. Por eso sólo amenazan, impugnan y negocian por arriba. También están en el aire. Y comienzan a plantearse nuevos fenómenos de lucha obrera, en especial entre los trabajadores subcontratados. Las direcciones oficiales del movimiento estudiantil no son ajenas a todo esto.

 

El movimiento estudiantil rechaza la educación de mercado de la derecha y la Concertación, y sus direcciones oficiales buscan regularla

Es en el movimiento estudiantil donde bulle toda esta efervescencia que deja en el aire a todos los partidos e instituciones del régimen heredado del pinochetismo ajeno al pueblo trabajador. Sus direcciones oficiales se abocaron a presentar a los parlamentarios primero su documento técnico y ahora sus 5 puntos. Y para que sus negociaciones a puertas cerradas en el parlamento fueran oídas, convocan a movilizaciones. Y en cada movilización, sorprendieron a los dirigentes: miles salen a las calles, 150.000 en la última gran movilización. Manifiestan así esta efervescencia, su rechazo al gobierno, a la derecha, a la Concertación. Y mueven el piso: la ACES, la UNE, el FEL, que en el 2011 se presentaban como opositores a las políticas de las JJCC que dirigían mayoritariamente la lucha, ahora son sus continuadores, administrando las mismas políticas que dejan para un futuro lejano la educación gratuita mientras plantean cómo regular la educación de mercado: es lo que son los 5 puntos que presentaron recientemente la CONFECH, ACES, CONES. Y entre los secundarios, comenzando el mes de agosto, comienzan a reaparecer las tomas de los liceos. Cientos de miles en las grandes movilizaciones, tomas de liceos, que muestran un ánimo que va en contra de los documentos técnicos y los 5 puntos que se negocian en el Parlamento. Y que de ir hasta el final, también dejarán en el aire a estas direcciones oficiales, que ya hicieron un recambio de organizaciones y figuras, dando nuevos fenómenos de lucha y organización. Para esto se prepara el gobierno, y es en la única política –por ahora- que logran acuerdo para avanzar. La represión.

 

No a la Ley Hinzpeter. Basta de impunidad policial

Pongamos en pie una Coordinadora Nacional contra la Represión

A la Cumbre de la Represión contra los mapuche, y la seguidilla de amenazas de Ministros como el de Justicia y los empresarios agrícolas de la zona, le siguieron nuevos hechos: el envió del experto en montajes el ex fiscal Peña, el juicio contra los jóvenes Comuneros Mapuches pertenecientes a la comunidad Wente Winkul Mapu, proceso que comenzó ayer en el tribunal de Garantía de Temuco, el procesamiento al candidato a alcalde del Partido Igualdad Lautaro Guanca, el anuncio del acuerdo en la ley de un nuevo sistema nacional de emergencia y protección civil para el despliegue rápido de las FF.AA. en “situaciones de emergencia” (como terremotos, erupciones) que permita declarar el “estado de sitio” como hizo la Concertación después del 27/F.

Y ahora, la discusión de la Ley Hinzpeter que ataca los DDHH y el derecho a manifestarse.

Es necesario poner en pie una Coordinadora contra la Represión, que comience por exigir el rechazo a la Ley Hinzpeter, el cese de la represión de Carabineros en la Araucanía, el castigo a los asesinos de Manuel Gutiérrez.

Pero es todo el régimen heredado del pinochetismo, encerrado en la defensa de los intereses de los empresarios y sus juegos electorales, el responsable de todo esto.

 

Ni derecha ni Concertación

Hay que terminar con toda la herencia pinochetista

Por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana basada en la movilización

 

Los procesos de lucha de clases le ponen un límite a los intentos de avanzar del Gobierno, y dejan a todos en el aire. Y preparan el surgimiento de nuevos fenómenos de lucha y organización. Pero ahora están dispersas y aisladas. El Gobierno se prepara con sus políticas represivas, para avanzar en nuevos ataques contra los trabajadores, estudiantes, pobladores y mapuche. Tenemos que terminar con toda esta herencia de la dictadura de Pinochet.

El PC, por el contrario, fortalece por izquierda al régimen heredado del pinochetismo y conservado por la derecha y la concertación. En la inscripción de sus listas comunes con la Concertación declaró que era la lista del pueblo que expresaba las luchas que vienen atravesando Chile, aunque la Concertación es la responsable del CAE y la mayor mercantilización de la educación, de la subcontratación, los bajos salarios, las políticas anti-sindicales. Su lista de concejales comunes es con el PRSD, y con el PPD, que después de llenarse la boca de “izquierdizar” la Concertación, acaba de anunciar que votará a favor de la idea de legislar de la reforma tributaria regresiva del Gobierno, que sólo favorece a los empresarios y los más ricos. Ya ni siquiera hablan contra el binominal. La lista de Bárbara Figueroa a la CUT está armada para que salga nuevamente Arturo Martínez con quien co-gobiernan la  CUT que está ajena, bajo su dirección, a la lucha de clases de estos años y pacta con la CPC nuevos acuerdos con los empresarios. Las JJCC luchan solo por una regulación del mercado educativo posponiendo para nunca la educación gratuita.

Para el Partido de Trabajadores Revolucionarios- Clase contra Clase/ PTR-CcC, la resolución íntegra y efectiva sólo podrá venir de la lucha por una República de Trabajadores basada en sus organismos de democracia directa, en el camino al socialismo. En este camino, hoy, debemos luchar por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana basada en la movilización en las calles.

La tarea de esta hora, es, para terminar con toda la herencia pinochetista, poner en pie una alternativa, trotskista, como la que luchamos por construir desde nuestra joven liga de trabajadores y estudiantes, el Partido de Trabajadores Revolucionarios- Clase contra Clase, que lucha por poner en pie un partido para la lucha de clases, con una política de clase independiente de toda variante patronal: ni derecha, ni Concertación.

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

footer-ptr footer-ft

footer-licenciacc