bbrasil

de Tocopilla mas de 500 personas se agolparon para exigir justicia por la pequeña Valentina: ¡juicio y castigo para su asesino!

¡JUSTICIA PARA LA PEQUEÑA VALENTINA!

¡JUICIO Y CASTIGO PARA SU ASESINO!

¡NINGUNA CONFIANZA EN ESTA JUSTICIA QUE PROTEGE AL RICO Y NO A LOS TRABAJADORES!

“La forma en que una sociedad dada protege a la niñez, refleja su nivel económico y cultural.” Segalov, Revolucionario Ruso.

 

El pasado domingo 26 de Febrero, en la comisaría  lugar en el que se respiraba rabia e indignación al punto que tal concentración terminó en enfrentamientos con Carabineros, donde la juventud nuevamente se pone a la cabeza, pues los trabajadores, mujeres y pobres no nos podemos estar sentados esperando a que la justicia, que corre para proteger al rico y al empresario, demore cerca de 3 horas, como lo hiciera el Fiscal Bernardo Orellana, para buscar a una hija de nuestra clase, y esto es porque a la justicia no le interesa nuestra clase. Esta es nuestra indignación y es que la justicia para el obrero, para mujeres y pobres demora, como demoró para Cecilia Julio, ¡pero a los hijos de Luksic los buscan hasta en helicóptero!. Para proteger los negocios de los empresarios no demoran tiempo ni escatiman dinero, pero a nosotros lo único que nos entregan es represión, sino veamos a nuestros hermanos trabajadores y pobres que cada día se enfrentan contra la represión en Aysén. Entonces ¿por quien vela la justicia?

Es esto lo que nos llena de rabia, pues no solo mientras la Derecha y la Concertación se bombardean por las cifras de la reconstrucción, solo para preparar sus votos para las futuras elecciones, nosotros tenemos que esperar la reconstrucción, no solo debemos soportar los bajos salarios, no solo debemos aguantar que nos revienten el lomo en trabajos precarios, no solo debemos aguantar la precarización de nuestra juventud, ¡además debemos aguantar una justicia que deja libres a abusadores y violadores! y es que el sindicado como asesino de Valentina, MoisesLedezmaDiaz, ya había cumplido condena anterior, 2 veces por Violación y 3 por Abuso Sexual, demostrando que la justicia no da peso al riesgo que corren las mujeres trabajadoras y de escasos recursos, que son las más expuestas a correr estos peligros, ¡este caso ni siquiera será tipificado como Femicidio! Ya que la “justicia” no lo califica así cuando estas brutales agresiones son cometidas por alguien que no tenga un vínculo cercano con la mujer victima. Por esto la justicia es también cómplice de esta tragedia, pues estos crímenes nos escandalizan, pero no son cometidos por enfermos ni por seres irracionales, son cometidos por sujetos que son el último eslabón de una cadena de violencias que fundamentan los crímenes contra mujeres, niñas y niños.

Por lo mismo, hechos como los enfrentamientos contra Carabineros, afuera de la Comisaría, la quema de basureros,  el apedreo y quema de la casa del asesino, o los cortes de calle, así como las muestras de afecto, en su funeral, de trabajadores portuarios, trabajadores del supermercado o del Hospital, son muestra de que nuestra clase no puede estar depositando esperanza para que la justicia patronal vele por nosotros.

Para esto es necesario que rompamos toda confianza en la justicia burguesa y en los Carabineros, que protegieron sin asco a quien fuera sindicado como asesino de una hija de la clase trabajadora y,  no con conformes con ello, aplasta con represión el grito de justicia, que ni siquiera contempla el riesgo de delitos sexuales que se fundan en el solo hecho de ser mujeres, dejando en libertad a violadores y abusadores. Para hacer justicia real deben abrirse los expedientes del caso para que sean las organizaciones de vecinos, pobladores, su familia, los  sindicatos, organizaciones de Derechos Humanos, de Mujeres, etc., los que vigilen la investigación y develen la miseria que la justicia burguesa nos guarda, mostrando que la justicia es ciega, sorda y muda para los trabajadores y los pobres, los explotados y oprimidos. Pero más allá de esto esta violencia es parte de un sistema, un sistema que nos explota y nos oprime, un sistema que lo único que nos ofrece  es violencia, para enfrentarlo es necesario formar un Partido de Trabajadores de Combate, que tenga como mira barrer con el sistema capitalista mediante una revolución dirigida por los trabajadores y que, acaudillando a sectores oprimidos, busque acabar con la explotación y la opresión, esta es la pelea que damos los Trotskistas del Partido de Trabajadores Revolucionario – Clase contra Clase.

¡TODA LA SOLIDARIDAD CON LA FAMILIA DE VALENTINA!

¡JUICIO Y CASTIGO A LOS CULPABLES!

¡NINGUNA CONFIANZA EN LA JUSTICIA BURGUESA

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

footer-ptr footer-ft

footer-licenciacc