bbrasil

Frierina: el abuso empresarial de Agrosuper

Beatriz Bravo

 

El jueves 17 de mayo amanece la ruta C-46 tomada, son los trabajadores y pobladores de Freirina, comuna ubicada al sur de Copiapó en la región de Atacama. El motivo es estremecedor, la empresa Agrosuper, había construido desde el 2007 la que sería la mayor planta del cono sur, la que entra en vigencia el año 2011 – como cuentan los manifestantes – los olores que proceden de esta planta, comienzan a hacerse insostenibles. Niños y adultos tienen que ser evacuados de los liceos que se ubican cerca del sector, pues las condiciones sanitarias en las que se encuentran los miles de animales que son criados y engordados en estas plantas, son deplorables, ocasionando arcadas y hasta desmayos en los habitantes. La educadora de un liceo cercano no se calla la boca, interpone una denuncia a la cual no llega ninguna respuesta, dejando claro que en esta democracia burguesa, a los trabajadores y pobladores no se nos escucha, se anteponen los intereses de los empresarios y la propiedad privada de estos ante nuestros más mínimos derechos. Así nace “Freirina Consciente”, que agrupa al grueso de la comunidad en asambleas, cacerolazos y marchas pacíficas de la ciudad, pero estos gritos tampoco son escuchados, no hay respuesta alguna ni de las autoridades de la región, ni del gobierno central. Es decir, la impunidad de la que gozan los empresarios, que lucran con nuestro trabajo, con condiciones laborales nefastas, queda en claro estar más vigente que nunca con un gobierno de la Derecha.

 

Desde aquí el conflicto solo fue en escalada, mientras los habitantes agrupados en Freirina Consciente exigían soluciones inmediatas y una reunión con el ministro de Salud Jaime Mañalich, solo recibían portazos y oídos sordos por parte de las autoridades. Estas demostraron abogar por los intereses de su propia clase, declarando incluso en contra de los habitantes, adjudicándoles la responsabilidad de las condiciones sanitarias, pues el bloqueo – según ellos – había sido el que ocasionó las condiciones de insalubridad. A su vez, no perdieron el tiempo, otorgando todas las libertades para que Fuerzas Especiales y Carabineros reprimieran y barriera con toda la organización que demostraron desplegar los trabajadores y pobladores. En videos pudimos ver la fuerza con la que estos se enfrentaban a los manifestantes, utilizando nuevamente la clásica y conocida fórmula de intransigencia y represión por parte de la Derecha, a lo que respondieron con barricadas que se realizaron de manera espontánea, utilizando miguelitos para poder defenderse de los perdigones, guanacos y bombas lacrimógenas, dejando claro que la lucha era de todos y que esta vez no agacharían la cabeza, a pesar de los contingentes desplegados por parte de los pacos y FFEE, que en diversas ocasiones ingresaron a oscuras para reprimir a los vigilantes que custodiaban los cortes de camino que impedían el ingreso de los camiones Agrosuper a la planta, no pudieron frenar el descontento y la organización del pueblo trabajador.

 

El sábado 19 ha quedado en la retina de todos los trabajadores y pobladores de Freirina, en un enfrentamiento con FFEE y Carabineros, un manifestante sufre una grave lesión en el ojo, con el riesgo de pérdida. Roberto Bruzzone (RN), alcalde de Freirina, a quien lo habían denunciado por estar ligado a la empresa Agrosuper con prestaciones de servicios, sale declarando que los responsables de estos incidentes son infiltrados, a su vez, Nicolás Noman, gobernador de Copiapó, no demora en criminalizar a los manifestantes. La jornada se extiende hasta el día lunes, con un saldo de 9 detenidos, entre ellos voceros del movimiento “Freirina Consciente”, a esto surge una cara conocida, la Iglesia Católica a través de Gaspar Quintana, obispo de Copiapó, se ofrece como intermediario y declarando “espero genere paz para todos”. Mientras la Iglesia aboga por “paz para todos”, los manifestantes son criminalizados y brutalmente reprimidos por la Derecha, reciben nada más que intransigencia ante sus demandas, y los intereses de las clases que chocan en este conflicto, están más que claros, por un lado, los empresarios son defendidos por el gobierno, por otro lado, los trabajadores y pobladores se defienden con lo que tienen a manos.

 

Mientras estos hechos se sucedían, miles de animales que viven hacinados y en precarias condiciones, siendo mercancía en el sistema capitalista, para que los empresarios abaraten costos, iban muriendo, pero no por culpa de los manifestantes, por culpa de los empresarios y este gobierno que sostiene y defiende sus intereses a toda costa.

 

Finalmente, el día martes, Jaime Mañalich anuncia el decreto de alerta sanitaria y con esto, el cierre temporal de la planta de Agrosuper, los manifestantes celebran y proceden a deponer las barricadas y cortes de ruta del sector. Ni la Iglesia Católica, ni las autoridades regionales, ni la disposición del gobierno lograron el cierre de la planta, lo hicieron los trabajadores y pobladores organizados, luchando por sus derechos, organizándose para combatir la impunidad patronal. Pero este régimen que se pudre es real, las autoridades regionales y el gobierno están ligados directamente a los empresarios, y abogan por ellos, la herencia de la dictadura se hace patente en cada esquina, en cada región, pero los trabajadores y pobladores se comienzan a levantar contra las miserias que nos impone la burguesía. Para barrer con todo el régimen pinochetista, es necesario poner en pié una asamblea constituyente libre y soberana en base a la movilización, como lo demostraron en Freirina, con las asambleas de la comunidad siendo el órgano central

 

24/05/2012

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

footer-ptr footer-ft

footer-licenciacc