bbrasil

Porque ahora vamos contra toda la herencia pinochetista

Porque ahora vamos contra toda la herencia pinochetista

 

Fabián Puelma

 

Cada lucha local concentra la problemática nacional

¿En qué está el movimiento estudiantil? Por un lado vivimos el reflujo luego de que nuestra lucha fuese desviada hacia el parlamento el año pasado. Dispersión, carga académica, represión en liceos, expulsiones, son imágenes comunes que contrastan con lo que fueron los siete meses de ardua lucha. Pero al mismo tiempo vemos que se mantienen marchas multitudinarias, que traspasan lo meramente corporativo y se han transformado en marchas políticas contra el gobierno. Y a su vez, diversas luchas locales salen a la luz: Los estudiantes de la Universidad del Mar a nivel nacional contra el negocio educativo, los compañeros de la USACH contra el plan de restructuración de Zolezzi y por el cogobierno, los secundarios del liceo Cervantes o los compañeros de la UTEM de San Fernando. Y no sólo estudiantes, los pobladores de Freirina o los agricultores del Maule muestran que este tipo de luchas, con corte de calle y enfrentamientos con la policía llegaron para quedarse.

Y es que cada lucha local expresa la profunda crisis del régimen heredado de la dictadura. Pero no sólo la expresan, al mismo tiempo cada lucha y reivindicación chocan con este régimen. Por lo mismo, creemos indispensable desarrollar y fortalecer estas luchas, debemos detener los ataques, debemos buscar la coordinación desde la base, no aceptando migajas ni desvíos y desarrollando toda la potencialidad de la movilización. Pero debemos ser conscientes que estas luchas no tendrán una resolución íntegra si es que quedan en lo local: ¿Cómo resolver la crisis del modelo universitario en la USACH, si en verdad es fruto de la crisis de toda la educación pública? Podemos y debemos detener los ataques de Zolezzi, pero si queremos pasar a la ofensiva, debemos transformar estas luchas locales, en los ladrillos de una movilización nacional más fuerte y potente, que apunte a derribar toda la herencia pinochetista, imponiendo nuestras reivindicaciones con la fuerza, organización y movilización de estudiantes, trabajadores y pobladores.

 

¡Levantemos un movimiento estudiantil combativo, anti burocrático, pro obrero y anti capitalista!

Acabar con toda la herencia pinochetista para conseguir nuestras reivindicaciones es una lección de la lucha del año pasado. Pero para dar este paso debemos superar un obstáculo. Es evidente que las diversas organizaciones de izquierda como las JJCC, la UNE, la Izquierda Autónoma o el FEL, no plantean esta perspectiva ni la preparan. La CONFECH ha convocado a marchas multitudinarias, pero les ha dado un carácter folclórico y rutinario, ¿Luego de la marcha del 16 de mayo, qué viene? Mientras pronuncian discursos sobre la lucha nacional y se dirigen contra el gobierno, por abajo mantienen las luchas separadas y aisladas (Como sucedió la semana del 21 de Mayo en donde hubo 4 movilizaciones separadas). Boric nos llama a retomar la movilización y poner en jaque al gobierno, ¿Pero cómo pretende hacerlo sin la unidad de las luchas, sin paros, sin tomas sin nuevas convocatorias y un plan de movilizaciones? La UNE, que es mayoría en el CONFECH, se autodefine como el sector de izquierda y consecuente, ¿Pero ha cambiado en algo la política del CONFECH este año?

Lo que está en juego es el rol y carácter del movimiento estudiantil. Nosotros apostamos por levantar un movimiento estudiantil que se proponga como objetivo derribar toda la herencia pinochetista, que impulse la democracia directa, que busque la unidad activa con los trabajadores y que luche contra el capitalismo. Es indispensable que para lograr esto los sectores más combativos y activos del movimiento estudiantil nos organicemos: Levantemos comisiones y secretarías de unidad obrera estudiantil, para forjar esta unidad desde la base yendo a las fábricas, lugares de trabajo y apoyando las diversas luchas, como lo están haciendo los compañeros de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la U de Chile; conquistemos centros de estudiantes y federaciones que impulsen la democracia directa, que se posicionen como actores de lucha y que den una lucha contra la burocracia reinante en el CONFECH y la ACES; desarrollemos y fortalezcamos las diversas luchas locales como lo están haciendo los compañeros de la USACH. Ese es el movimiento estudiantil que necesitamos para vencer, y ese es el que debemos levantar desde ya.

 

¡Educación Gratuita ahora! Por una Segunda Reforma Universitaria y una nueva Escuela Nacional Unificada

A su vez, nuevamente se abrió el debate sobre la estrategia y el petitorio del movimiento estudiantil. La CONFECH redactó un documento que aúna la política de las diversas organizaciones que la dirigen: Mientras defiende formalmente la gratuidad, pide aumento gradual del financiamiento, plantea la regulación y fiscalización del mercado, no llama al fin de los subsidios a los privados, no plantea el ingreso irrestricto a la universidad, etc. Llamaron a hacer jornadas de reflexión para discutir el texto, pero sin “cambiarlo tanto”, porque supuestamente es la síntesis de las instancias de base.

Nos parece fundamental en estos momentos responder con toda claridad en las asambleas y jornadas de discusión: Nuestra exigencia más básica es educación gratuita, pero nuestra lucha es por acabar con la educación de mercado y con toda la herencia pinochetista. Luchamos por una Segunda Reforma Universitaria y una Nueva Escuela Nacional Unificada, es decir: Por una educación gratuita, pública e intercultural financiada 100% por el Estado; Fin a la PSU, ingreso irrestricto a la universidad; Por cogobiernos triestamentales y consejos escolares resolutivos; Basta de precarización laboral, paso a planta a todos los trabajadores; Fin a la municipalización, no más subsidios a los privados; Por cátedras nocturnas, por libertad de cátedra y por poner la educación al servicio de los trabajadores y el pueblo. Pero junto con esta transformación estructural de la educación, el movimiento estudiantil debe tomar en sus manos la lucha contra la herencia pinochetista, por la estatización bajo control obrero de los recursos naturales, por el fin a la subcontratación, por salario mínimo igual a la canasta familiar.

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

footer-ptr footer-ft

footer-licenciacc