bbrasil

Respecto a una discusión con colectivos populares: Una aclaración necesaria

 

En un artículo de un material del PTR-CcC se formuló la frase “luchar contra el reformismo y los colectivos populares”, que despertó la discusión y molestia de estos últimos. Confunde. Aclaremos.

Nosotros distinguimos líneas de demarcación política. El reformismo está del lado -en su política y en su estrategia- de las alianzas con los sectores “progresistas” de la burguesía, electorales (como su actual pacto político para las elecciones con la Concertación) y en las luchas (como el 2011 para bajar la lucha por la educación gratuita). Es parte de su estrategia de colaboración de clases. Los trotskystas tenemos como parte de nuestra estrategia la centralidad de la clase trabajadora para la revolución obrera y socialista, y la independencia de clase del proletariado, y desde ahí con una política de hegemonía obrera, la alianza de clase de la clase trabajadora con el resto de los explotados y oprimidos. y en esta lucha, la confrontación contra el reformismo. 

Los colectivos populares, al igual que los anarquistas, o corrientes similares, no colaboran con los burgueses, no están del lado de la línea de demarcación política y estratégica del reformismo. Pero tampoco sostienen  posiciones clasistas hasta el final (Limite objetivo de la estrategia del Poder Popular). De aquí la necesaria polémica y discusión. A la vez que la exploración de políticas de Frente Único para la intervención en común en procesos de lucha de clases, donde podremos encontrarnos en las calles en distintos momentos, “de este mismo lado de la barricada”.

Este encuentro en la lucha no puede eludir la crítica política y estratégica -que de todas maneras no debe ser confusa, por eso esta necesaria aclaración-. Entre estas criticas, está la de que corrientes que provienen del MIR, del FPMR, que forman colectivos, etc., no le dan la lucha política necesaria al reformismo en las fábricas, colegios y universidades que es donde realmente “mandan” en co-gobiernos con el Partido Socialista, o con la Democracia Cristiana.

Es un aspecto no revolucionario el callar la crítica. Aunque pueda sonar chocante. Los trotskistas damos la lucha por desplazar al reformismo (como hicimos y seguimos haciendo en la USACH), y a la vez criticamos que la estrategia del anarquismo y los colectivos populares no sirve para terminar con el reformismo, la burocracia y avanzar en el objetivo de destruir a la sociedad capitalista. Por último, los colectivos populares no resuelven una de las problemáticas fundamentales de la lucha de clases, la necesidad de levantar un partido revolucionario de la clase trabajadora y se muestran insuficientes para la lucha contra el reformismo y la burocracia. No se trata de luchar contra los colectivos populares, pero si darle batalla a su estrategia (poder popular) y poner de manifiesto su insuficiencia para las tareas que la realidad plantea hoy para los revolucionarios de la clase trabajadora y el pueblo pobre.
Dolores Mujica / Zonyko 

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

footer-ptr footer-ft

footer-licenciacc