bbrasil

Si paramos todos, no nos para nadie

 

La destrucción de la educación pública, la represión, el deterioro, son los tres tridentes de la derecha y la Concertación a favor del negocio de la educación. Salimos nuevamente a enfrentarlos. ¿En qué momento estamos de este nuevo round de nuestra lucha? ¿Cómo podemos avanzar?

 

Indecision

Hay un día que asambleas de base o plenos de Federaciones en las universidades, ayer de unos pocos, se repletan de estudiantes y se hacen masivas, para al día siguiente decidirse el fin del paro en una Facultad, y al otro día otra Facultad que se suma a los paros. Hay un día que un liceo amanece en toma, para esa misma noche darse por terminada, a la vez que otro liceo en otro punto del país se suma a las tomas.

Cada asamblea es difícil, una mayoría ajustada vota a favor de los paros o las tomas, le sigue un sector significativo que sigue apoyando las demandas pero duda que sea el mejor camino, y una minoría se opone. Parece haber indecisión.

Pero en la base hay un impulso a retomar las demandas.

Es que comprueba que el gobierno de la derecha, y el parlamento binominal, siguen adelante con la privatización y destrucción de la educación pública. Que defiende cerradamente el lucro. La reforma tributaria –que avanza en la destrucción de la enseñanza media y básica pública- probablemente sea rechazada, pero otras leyes avanzan en el mismo sentido. Responde con la más brutal represión, incluyendo las muchas denuncias de torturas. Mientras deja que sigan deteriorándose nuestros liceos, colegios, universidades. Destrucción de la educación pública, represión, deterioro, los tres tridentes de la derecha y la Concertación a favor del negocio de la educación.

Y esto sigue empujando a retomar nuestras demandas, y nuestra lucha. Ahí estamos: en las últimas movilizaciones de decenas de miles –el jueves 23 y las marchas comunales de los secundarios, el martes 28 y la masiva marcha de universitarios, secundarios y profesores-, fueron antecedidas de las tomas en varios colegios y liceos a lo largo de Chile, y de los paros en 13 Universidades. Las encuestas reflejan apoyo a las demandas generales de los estudiantes, 80% la última. Intelectuales y artistas expresan también su apoyo. Los organismos de DDHH denuncian la represión. Aún así, en los inmediatos días posteriores, todo parece vacilar.

¿En qué momento estamos? ¿Esa indecisión es el retorno a las salas? ¿Después de todo este mes de fuertes luchas, tomas, paros y movilizaciones? No es eso. Es que cada uno quiere comprobar que no está solo. Que estamos todos. Hay una tendencia –una exigencia- a la unidad.

Tiene un solo freno: la burocracia estudiantil.

 

Allí, donde van a morir los elefantes

En ese Parlamento binominal que avanza lentamente en engañosas leyes a favor de la educación de mercado. La reforma tributaria, que sería rechazada finalmente. La regulación del lucro, que entonces no hace más que consagrarlo. Y en el que se pasa la burocracia estudiantil, yendo a las tribunas del senado o a las salas de las comisiones, como Camila Vallejos de las JJCC y Boric de la Izquierda Autónoma (IA), a criticar una discusión sobre la reforma tributaria, o aplaudir la aprobación de la engañosa regulación del lucro. Ni la educación gratuita, ni siquiera, sus “5 puntos”. Apenas bailando al son de los parlamentarios binominales. A su vera, el FEL que codirige con las JJCC y la IA la FECH, o la UNE que codirige con ellos la Confech. O la ACES autodenominándose “la” organización secundaria, cuando hay decenas y cientos de liceos y colegios movilizados organizándose por fuera.

Insisten, en los hechos, en la “alianza con los parlamentarios”.

Nuestras alianzas no están allí. También lo comprobamos una y otra vez.

 

Si paramos todos, no nos para nadie

Pasemos de las palabras a los hechos

Es responsabilidad de estos dirigentes burocráticos que nos mantengamos divididos o frenen al no impulsar los paros y las tomas. Es su responsabilidad no avanzar en la exigencia de unidad desde las bases, uniendo nuestras fuerzas, para frenar los ataques y la intransigente negativa del gobierno y los parlamentarios.

Hablaron sí, de “movilizaciones ascendentes” y de “unidad”. ¡Qué pasen de las palabras a los hechos!

Esto significa una sola y única decisión ahora: para parar los desalojos y la represión, y avanzar hasta conquistar la educación gratuita para todos ahora, base de una refundación de todo el sistema educativo sin dejar nada en pie del negocio de la educación, en cada asamblea de base, plenos de federaciones, reuniones de Confech, Aces y Cones, debemos aprobar e impulsar activamente un paro nacional estudiantil indefinido con tomas, y llamar al paro nacional indefinido de profesores.

Para dar esta lucha, y ganarla, pongamos en pie la Agrupación Combativa y Revolucionaria que una las fuerzas de toda la juventud sin miedo que quiere vencer.

 

ACR

30-8-2012

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

footer-ptr footer-ft

footer-licenciacc